Álbum de verano israelí 2014

CactusIsraelEste año el verano en Israel estuvo un tanto ‘accidentado’, por decir lo menos. Con las medusas y el calor llegaron también los cohetes y las excursiones al refugio, pero aun así el espíritu estival no retrocedió. Aquí mi recuento gráfico de la temporada.

 

Ajosalsol

Ajos secándose al sol: primer guiño del verano

VerdeIsrael

VerdemilitarIsrael

Verde naturaleza cultivada y verde coquetería militar

ArtistacalleTelAviv

Artista de calle en Tel Aviv

Haifa_verano2014

Panorámica del puerto de Haifa desde el Santuario del Bab

PuertoAshdod2014

Después de dos meses de miedo los barcos volvieron a Ashdod

SangriaHaifa

Menú en Sangría, restaurante de comida española en Haifa

NarguilaIsrael

A relajarse un poco fumando narguila, mejor si es al aire libre

Diario de guerra 2014

Diario personal de guerra. Ashdod, Israel 2014

«Juntos, damos las gracias a nuestros soldados».

8 de julio

Anoche la sirena sonó por primera vez luego de muchos meses. Aunque durante semanas la posibilidad de una escalada de violencia había sido el principal tema de conversación, nunca se está emocionalmente preparado. El sonido penetrante avisa que tenemos tseva adom (color rojo), que hay que correr a protegerse en el primer lugar que se encuentre, que no hay tiempo para dudas ni lugar para la humana confianza en que ‘eso no puede pasarme a mí’.

Luego se escucha la explosión. Algunas veces cerca, y entonces todo se estremece; otras, a lo lejos, como si de pronto el peligro se hiciera irreal. En ambos casos uno reza para que la kipat barzel (domo de hierro) se haya ocupado del asunto. La explosión de anoche fue una de las más estruendosas que he escuchado hasta ahora…

Otro día

Poco sabíamos que la sirena se convertiría de nuevo en nuestro día a día. Entre sirena y refugio hacemos la vida. Afuera se libra una guerra adicional, la de demostrar que Israel tiene derecho a defenderse y en el fondo la de justificar su existencia.

Cientos de fotografías de palestinos, especialmente niños, inundan la red. A ratos las dudas invaden el alma. Algo es claro: en una guerra nadie gana.

Otro día más

Hoy me dio por releer a la escritora israelí Batya Gur. Michael Ohayon, el personaje principal de sus novelas, es un detective de origen marroquí, guapo, inteligente y sensible que solo pudo ser creado por una mujer. Al final de la novela Asesinato en Jerusalén, Ohayon tiene un peculiar diálogo con su hijo Yuval, la mañana antes de este último partir a un entrenamiento en la reserva del ejército de Israel:

“(…) Quería preguntarte, pero realmente ahora, si eres sionista. ¿Eres sionista, papá?”.

“¿Por qué lo preguntas?”. Michael trataba de ganar tiempo; finalmente la mesera los dejó solos.

“Primero respóndeme” (…)

“…Si sionismo significa una casa para el pueblo judío, entonces puede decirse que soy sionista”.

Más y más días

Algunos días no suena la sirena pero se escuchan explosiones a lo lejos. La ilusión de normalidad se ve interrumpida una y otra vez por el sonido aparentemente lejano.

Mueren 64 soldados israelíes en una emboscada. Me siento culpable por no ser más neutral, por no lamentar las muertes del ‘otro lado’, por no hacerlas mías. En cambio, cada soldado que veo en la calle me hace sentir que no estamos protegiendo a nuestros jóvenes, que en lugar de estar peleando por nosotros ellos deberían estar respirando vida. Las calles se llenan de inmensas vallas que dan gracias a nuestros soldados. Cada uno de ellos, casi niños en realidad, me recuerda que esta tierra hay que conquistarla cada día. Quizás todavía estamos vagando en el desierto.

23 de julio

Tal parece que mis sentimientos tienen compañía. LynleyShimat Lys publicó un poema en su muro:

I feel guilty for being alive.

I feel guilty I can’t help

the people in Gaza

in Sderot

in Ashkelon

in Ashdod

I feel guilty I can’t persuade my friends

to come north to Jerusalem

I feel guilty I can’t tell the government

not to send

men to kill and to be killed

I feel guilty for

every supposed leader

opposing peace, risking lives.

I feel guilty for asymmetries,

for rockets, tanks, tunnels,

for the airforce

and the airport.

I feel implicated from all sides.

for what I did

for what I didn’t do.

This war is not a war – there is no winning. Ashes, ashes, we all lose.

Me siento culpable de estar viva.

Me siento culpable de no poder ayudar

a la gente en Gaza

en Sderot

en Ashkelon

en Ashdod

Me siento culpable de no poder convencer a mis amigos

de venir al norte a Jerusalén

Me siento culpable de no poder decirle al gobierno

que no envíe

hombres a matar y ser matados

Me siento culpable por

cada supuesto líder

que se opone a la paz, arriesgando vidas.

Me siento culpable por las asimetrías,

por los cohetes, tanques, túneles,

por la fuerza aérea

y el aeropuerto.

Me siento implicada en todos los lados.

por lo que hice

por lo que no hice.

Esta guerra no es una guerra ­–no hay ganador–. Cenizas, cenizas, todos perdemos.

Un día más

Alto al fuego. Violación del alto fuego. Tseva adom. Sirena. Muere un niño de cuatro años que no tiene tiempo de llegar al refugio. Una fotografía con su camisa del futbolista Leo Messi inunda las redes. El héroe no se da por enterado. La guerra paralela continúa.

Hoy sonó de nuevo la sirena…

Por Fanny Díaz

Cinco museos de Israel y una galería

Por Fanny Díaz

MuseoIsraelMuseo Israel / Israel Museum, Jerusalén

Es la mayor institución cultural de Israel y se cuenta entre los más renombrados museos arqueológicos del mundo. Uno de sus principales atractivos es el Santuario del Libro, que resguarda la colección de los Rollos del Mar Muerto y otros manuscritos antiguos. También realiza exposiciones de arte moderno y contemporáneo. El Museo de Israel fue establecido en 1965 en una serie de edificios diseñados por el arquitecto israelí nacido en Rusia Alfred Mansfeld. Los trabajos de expansión realizados en 2010, que incluyen un pabellón de entrada para conectar los antiguos edificios, fueron diseñados por la firma James Carpenter Design Associates. Dirección: Bulevar Ruppin 11, Jerusalén. Precio de la entrada: 50 shéqueles (₪) (alrededor de 13 dólares) para adultos, 37₪ para pensionados, 25₪ para estudiantes, niños y adolescentes (de 5 a 17 años), martes y sábado gratis niños y adolescentes (excepto grupos). Horarios: domingo a jueves: 10 am-5 pm, martes 4-9 pm, viernes 10 am-2 pm, sábado 10 am-5 pm.
www.imjnet.org.il  

 

yad-vashem-logoYad Vashem, Jerusalén Una visita a Yad Vashem es una experiencia conmovedora y a la vez emocionalmente exigente, como puede esperarse de un homenaje a los seis millones de judíos que perecieron en la Shoah, la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial. El corazón del complejo museístico Yad Vashem es el Museo de la Historia del Holocausto (Muzeon leToledot Hashoah, The Holocaust History Museum), que consiste en un corredor conformado por diez salas interconectadas. Los visitantes siguen una ruta establecida con presentaciones que documentan lo que el museo llama “la historia de la Shoah desde una perspectiva judía”. Además del Museo de la Historia, pueden visitarse el Museo de Arte del Holocausto (que exhibe obras de arte creadas durante la Shoah) y el Pabellón de Exposiciones. Yad Vashem cuenta también con un centro de investigación, un archivo audiovisual y una sinagoga. Dirección: Har Hazikaron, Jerusalén. La entrada al Complejo Yad Vashem es gratis. La organización acepta donaciones a través de su página web. Horarios: domingo-miércoles 9 am-5 pm, jueves 9 am-8 pm, viernes 9 am-2 pm, cerrado los sábados.
www.yadvashem.org
 Tour virtual de Yad Vashem

 

MuseoTelAvivMuseo de Arte Tel Aviv, Tel Aviv Museum of Art, Tel Aviv Este museo está dedicado principalmente al arte moderno y contemporáneo, tanto local como internacional. Sus puertas también están abiertas a artistas emergentes, incluyendo algunas expresiones artísticas consideradas “no convencionales”, como el graffiti. El Museo de Arte Tel Aviv fue fundado en 1932 en la casa del entonces alcalde de la ciudad, Meir Dizengoff. En 1959 se construye The Helena Rubinstein Pavilion for Contemporary Art (Pabellón de Arte Contemporáneo Helena Rubinstein) y en 1971 el edificio principal del museo. En 2011 se inaugura el nuevo edificio del museo, diseñado por el arquitecto estadounidense Preston Scott Cohen, que aún es tema de conversación debido a las diferentes reacciones estéticas que provoca. Dirección: Bulevar Shaul Hamelech 27, Tel Aviv. Precio de la entrada: 48₪ para adultos, 38₪ para estudiantes, 24₪ para pensionados, gratis para niños. Horarios: lunes, miércoles y sábado 10 am-6 pm,
martes y jueves 10 am-9 pm, viernes
10 am-2 pm, cerrado los domingos.
www.tamuseum.com

 

  MuseoEinHarodMuseo de Arte de Ein Harod, Mishkan LeOmanut, Museum of Art, Ein Harod  El Museo de Arte de Ein Harod, una pieza clave en la historia museística de Israel, posee una de las más extensas colecciones de arte israelí. Creado por los miembros del kibbutz Ein Harod en la década de 1930, su primera sede fue una estructura temporal de madera que era a la vez el estudio del pintor nacido en Ucrania Chaim Atar (1902-1953). En 1948, en plena lucha por la independencia del país, se inaugura el edificio permanente, diseñado por Samuel Bickels, un miembro del kibbutz. El edificio es considerado uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura modernista israelí. Dirección: Kibbutz Ein Harod, noreste del país. Precio de la entrada: contactar con el museo. Teléfono: 04.6485701-04.6531670, email: museum@einharodm.co.il Horarios: domingo a jueves 9 am-4:30 pm, viernes 9 am-1:30 pm, sábados y días feriados 10 am-4:30 pm.
www.museumeinharod.org.il

 

  MuseoHolonMuseo de Diseño Holon, Design Museum Holon, Holon Los museos de diseño son aún escasos en todo el mundo, sin embargo, éste no es el único mérito del Museo de Diseño Holon. Su actividad museística no se limita a exposiciones de las diversas vertientes del diseño –industrial, de moda, textiles y joyas, entre otras–, sino que además alberga eventos relacionados, conferencias y talleres. Considerado en sí mismo una joya del diseño arquitectónico contemporáneo, el edificio del museo fue proyectado por el arquitecto y diseñador israelí Ron Arad. Fue inaugurado el 3 de marzo de 2010. Dirección: Calle Pinhas Eilon 8, Holon. Precio de la entrada:  35₪ para adultos, 30₪ para jóvenes entre 11 y 17 años, estudiantes y pensionados, 20₪ para niños entre 5 y 10 años, 100₪ por ticket familiar (2 adultos y 2 niños), 28₪ para soldados, veteranos discapacitados y voluntarios del servicio nacional. Para otras tarifas consultar en la página web del museo. Horarios: lunes y miércoles 10 am-4 pm, martes y jueves 10 am-10 pm, viernes 10 am-2 pm, sábado 10 am-8 pm, cerrado los domingos.
www.dmh.org.il  

Una galería: las calles de las ciudades

CallesdeTelAviv

CallesTelAviv2

Barrio Florentin, Tel Aviv

Ashdod, Israel

Graffiti_AshdodSorryMon

SorryMom_Ashdod3

SorryMom_Ashdod2

Serie Sorry Mom (2014), Ashdod

Fuente: Páginas web de los museos travel.cnn.com/best-israel-museums-361281 www.ilmuseums.com/

Aquí vive Orwell

Por Fanny Díaz

Viejacasanueva_tecnoIsraelHace mucho que la ciencia ficción dejó de ser un motivo de asombro para convertirse en un lugar común resumido en la frase “el futuro ya está aquí”.

Tras mi efímero y poco exitoso ejercicio como obrera manual, llegó la hora de vivir la experiencia de ser una auténtica obrera del siglo XXI. En principio, cuento con todos los requisitos: fanática del teclado (por no decir prácticamente inútil en cualquier otro campo), inmigrante en Israel, uno de los mayores exportadores de alta tecnología en el mundo, y dispuesta a renunciar a la sociabilidad con tal de ganarme los cobres de manera segura y puntual.

Así que de la noche a la mañana el miniapartamento en el que vivo se convirtió en eso que las revistas de diseño llaman un “home office”. Durante el receso para el café converso sobre literatura con mi compañera de trabajo por el chat de skype, mi gato entra y sale a su antojo porque sabe que siempre estoy en casa y si me topo con mi jefe en la calle probablemente no lo reconozca.

Cada vez que le cuento a alguien que trabajo desde la casa a través de internet, la gente tiene una reacción extrema. O piensan que me he sacado la lotería de los trabajos, o me hacen sentir que soy en esencia una presa del siglo XXI. Creo que ambos grupos tienen razón y además mis condiciones de trabajo no me parecen particularmente extraordinarias. Soy apenas una entre los millones que realizan teletrabajo alrededor del mundo, “telecommuters”, para los que la virtualidad se ha convertido en otra manera de estar en el mundo.

Sí, el futuro ya está aquí, tiene la cara cuadrada y algunas veces hasta trabaja en piyamas.

Ciclista cubano ejemplo de superación

Por Daniel Santacruz

DamianLopezAlfonso2
Damián López Alfonso y el autor con Jerusalén de fondo

Damián López Alfonso tenía 13 años cuando se electrocutó al tratar de bajar una cometa que se había quedado enredada en un cable eléctrico. Trece mil voltios de corriente entraron en su cuerpo y, como consecuencia, sufrió quemaduras graves en la cara y el torso. También perdió los antebrazos.

Tuve la oportunidad de montar en bicicleta con Damián, que ahora tiene 37 años, por Jerusalén recientemente.

Damián, que vive en La Habana, Cuba, vino a Israel invitado por el Hospital Alyn a participar en una competencia ciclística para recaudar fondos para éste. El hospital trata pacientes lisiados y quemados.

Varias organizaciones, además del doctor de Damián, enviaron correos electrónicos buscando un voluntario en Israel que hablara español para sacarlo a conocer Jerusalén en bicicleta pues no habla inglés o hebreo. Yo me ofrecí.

Su lucha por no dejarse derrotar por la tragedia es ejemplar. Superando sus impedimentos físicos, Damián es ciclista profesional y ha competido en varios torneos en México y Canadá. El último fue aquí en Israel.

Su bicicleta Fuji, de varios miles de dólares, fue donada por una organización en Estados Unidos y adaptada a sus necesidades. A pesar de no tener antebrazos, la maneja con destreza. Para mi sorpresa, es mecánico de bicicletas en La Habana.

Vive con su madre y, como muchos cubanos, adolece de ciertas necesidades. Al final de nuestro paseo, que incluyó la Ciudad Vieja, la Calle Ben Yehuda y el barrio de Mea Shearim, le regalé un juego de herramientas para que use en su taller, pues son difíciles de encontrar en Cuba.

Damián vistió los colores de la bandera de Cuba el día que salimos: rojo, azul y blanco. Y en la espalda, en azul, las cuatro letras del nombre de su país.

Daniel Santacruz es periodista,
investigador de la lengua ladino,
editor del website kolsefardim.net

Colores del verano israelí 2013

Por Fanny Díaz

VeranoenIsraelEste año el final del verano resultó eclipsado por las fiestas mayores (Rosh Hashaná, Iom Kipur y Sucot), que llegaron más temprano que otras veces.

Por eso quisiera guardar algunos colores veraniegos para volver a ellos cuando las lluvias y el frío húmedo de Israel amenacen con hacerme olvidar la luz.

 Librodelavida

Unas mariposas emergiendo del libro de la vida del artista estadounidense David Kracov fueron el primer guiño del verano desde la vitrina de una galería de arte en Jerusalén.

PlazaHabima

 Las flores multicolores de la plaza Habima en Tel Aviv me recuerdan que vivo en un país que después de 65 años sigue embelleciendo el desierto.

FashionPantoneIsrael

Fashion y Pantone, vieja dupla, me han alegrado la vida por muchos años. Esta vez lo hacen desde la bolsa de una popular cadena de ropa israelí.

Con las manos en la máscara

Por Fanny Díaz

En 2011 escribí un post sobre la experiencia de un olé jadash al retirar su primera máscara antigás. Dos años después, la amenaza de un ataque se cierne sobre Israel una vez más. De nuevo los recién llegados deben retirar su “equipo de defensa”, de nuevo la angustia se apodera del día a día, de nuevo los rumores son la principal fuente de información.

¿Qué hacer? Algunos consejos prácticos

  • Obviamente, lo más importante es permanecer en calma. Confiar en que Israel, no sólo está preparado para un ataque, sino que su principal preocupación es la protección de sus ciudadanos.
  • El Home Front Command, “Pikud Haoref”, la institución israelí encargada de la seguridad ciudadana en casos de conflicto armado o desastres naturales, es la mejor fuente de información. Para cualquier duda o solicitud llamar al teléfono 104.
  • En la página web de Pikud Haoref se encuentra una guía de los lugares de distribución de máscaras antigás:
    http://www.oref.org.il/901-11957-en/Pakar.aspx
  • También se puede solicitar el envío a través de la oficina de correos con solo cancelar 25 shékels, pero esta opción toma al menos 18 días hábiles. Teléfono: *2237 o dejar un mensaje.
  • Las municipalidades cuentan con un servicio de ayuda sobre aspectos locales en el número 106.
  • Aunque todos lo sabemos, es necesario repetirlo: jamás saques la máscara de la caja para practicar cómo usarla. El aire deteriora los filtros y las sustancias protectoras que ésta contiene.
  • Si por alguna razón no se obtuvo la máscara, no hay que angustiarse. En este momento se está asignando máscaras solo a los ciudadanos israelíes, pero en caso de emergencia el ejército de Israel monitoreará que todos sus ciudadanos y residentes estén debidamente protegidos.
  • La vida continúa de manera normal en Israel. No hay llamados de alerta ni luz roja. La mejor protección es conocer el protocolo de emergencia, qué hacer, hacia dónde dirigirse y cuál es el refugio más cercano en caso de no contar con cuarto de seguridad (maamad) en casa.
  • Sí, ya lo dije, pero quisiera repetirlo: confía en que Israel cuenta con gente capacitada y provista con los mayores adelantos actuales para la protección de la población civil, que en caso de una crisis (Dios no lo permita) estará allí para protegerte.

Quien salva una vida, salva al mundo entero.
Talmud

FuentePikud Haoref, amotherinisrael.com

Instantáneas israelíes

Por Fanny Díaz

RakbIsrael
Solo en Israel

Solo en Israel

I

El muchacho pregunta si me gusta la nostalgia. “Depende de qué tipo de nostalgia”, respondo, y él pone en Youtube una canción de hace tres años. ¿Propio de su edad o más bien propio de un país donde la novedad es la regla? ¿Qué importa, a fin de cuentas?

II

El hombre descarga en mí su resentimiento con el mercado de trabajo israelí. Me hace saber que “mi industria” le ha quitado el trabajo a millones de personas y que por eso merecemos ser pechados con más impuestos que el resto de los trabajadores. Como si eso solo sucediera en Israel y como si fuera yo la presidenta de una corporación de alta tecnología y no la obrera del teclado que soy. Para calmarlo, le digo que Israel es quizás el único país del mundo en el que se necesita contratar dos empresas para un solo servicio de internet. De todas formas no sé si entendió lo que quise decir.

III

A la mujer le asombra mi entusiasmo por la moda israelí: “Quizás vivimos en países distintos. Yo solo veo bermudas y sandalias para cualquier ocasión, blue jeans en la sinagoga, lentejuelas ochentosas en los matrimonios”, dice. “Yo hablo de Ronen Chen, la semana de la moda, los tours de compra en Tel Aviv”, contesto. “Y yo hablo de la realidad, de lo que hay”, deja sentado ella con impaciencia. Quizás tenga razón, pienso, solo que yo prefiero vivir en este mundo paralelo donde encontrar belleza es la máxima ley.

Romance del gato sabra

Por Fanny Díaz

Gatos Israel vida israeliEl paisaje urbano israelí tiene un maullido como sonido de fondo. Casi en cualquier rincón una manada de gatos ha conquistado un territorio para pasar sus días, sino plácidamente, por lo menos tolerados por la vecindad.

Digamos que en Israel los gatos se han beneficiado de la inclinación judía por la comida y los invitados. Lejos de la imagen macilenta de los animales callejeros que uno suele tener, en general estos auténticos sabras muestran barrigas llenas y supongo que corazón contento.

Quien tenga debilidad por estos animales o alguna fijación infantil con una pandilla de ellos, no tendrá dificultades para adaptarse a este paisaje. Quien los deteste, como parece ser el caso más común, tendrá un inagotable tema de conversación y queja. Los gatos israelíes tienen audiencia asegurada.

En principio, no formaba parte de ninguno de los dos grupos, aunque siempre me ha gustado la particular soledad de los gatos, su placidez un tanto envidiable, y sobre todo esa actitud de rey caído que nunca ha olvidado su origen. Mi adscripción a la corte gatuna se la debo al haber sido escogida por un gato sabra. Luego de seguirme con la mirada durante semanas, un día se me enredó entre los pies y desde entonces no he podido zafarme de él. El muy jutzpán (¿no son acaso jutzpá y sabra vocablos casi sinónimos?)…

Uno de estos días leí que Osvaldo Soriano alguna vez dijo que “un escritor sin gato es como un ciego sin lazarillo”. Su palabra vaya adelante. Ahora soy guiada por un gato que maúlla en hebreo. Quizás por este camino algún día llegue también a ser escritora.

Israel aliah vida israeli